Portales de autoconocimiento, poder y sanación

Tanto el Tarot como la Astrología nos invitan a recorrer el camino del héroe, a reconocer cuándo es necesario partir, dejar atrás lo conocido, para aventurarse por nuevos territorios. En medio de este nuevo paisaje, encontraremos colaboradores así como también los enemigos necesarios para el desarrollo de la psique: aquellos monstruos que confirman nuestro valor y ponen a prueba la real naturaleza de nuestro viaje.

¡Bienvenidos a esta aventura!

martes, 6 de abril de 2010

TAROT TERAPÉUTICO Y ESTUDIO DEL MANDALA ASTROLÓGICO




Acerca del Tarot terapéutico como herramienta poderosa de transformación y liberación personal


El Tarot y sus símbolos establecen un puente entre la mente consciente e inconsciente.

Su fin es estimular nuestro progreso personal a través de un proceso de autoconocimiento transformador.

El Tarot refleja el interior de la persona, su situación actual y marca las tendencias futuras.

A través de él podemos descifrar significados profundos de nuestra vida.



El enfoque terapéutico del Tarot utiliza las cartas como guías de autoconocimiento y diagnóstico, pero también como estímulos para nuestro subconsciente en la consecución de los cambios evolutivos que contrarresten modelos negativos de conducta y creencias limitantes.


El Tarot, con su lenguaje simbólico, nos muestra lo que debemos reconocer y quizá resolver. Nos permite identificar aquello que nos bloquea y nos señala opciones.

El Tarot es una herramienta muy útil en tiempos de grandes transformaciones internas o externas, resignifica las situaciones de nuestra vida convirtiéndolas en oportunidades de sanación y expansión.

Cuando recurrimos a él tenemos la posibilidad de ver lo nutritivo que se esconde también en las crisis. A través de sus imágenes podemos ir comprendiendo y obteniendo una mirada nueva.


Sobre la consulta de Tarot en mi consultorio



La consulta está orientada a facilitar la elaboración autónoma de procesos personales complejos del cliente.

La búsqueda y la invitación es a aceptarse a sí mismo para fortalecerse frente a dificultades, aprender a enfrentar las crisis que siempre están porque son parte de la vida, dejar de temerle a las emociones que son nuestras mejores guías.

El desafío es saber cómo enfrentar lo que sentimos, asumirlo, comprender sus causas y tener una perspectiva positiva para realizar las transformaciones que deseamos para nosotros y nuestro entorno.



Partimos de la base de que todo lo que sucede en el fuero interno se refleja en forma de acontecimientos o personas en el plano exterior. Más tarde o más temprano, si reprimimos la esencia del ser, sucederán situaciones que nos harán volver a nuestro verdadero camino. Muchas veces se experimenta una separación, un despido, una crisis personal como una maldición que no sabemos cómo afrontar sino como víctimas, sin comprender las causas de por qué nos pasan las cosas y cuáles son las lecciones que debemos integrar. El Tarot y su sabiduría nos enseña que todo lo que nos pasa es un eslabón para evolucionar hacia nuestro máximo potencial y que siempre tenemos algo que aprender con respecto a estos hechos que sacuden nuestra seguridad.



Primero realizo una lectura general para la persona que consulta y su situación presente. A partir de allí, puede realizar las preguntas que quiera y el Tarot se las responderá.

El Tarot puede captar las energías positivas y negativas que se presentan en la vida del consultante. De esta forma se puede percibir hacia dónde van los acontecimientos. Es el consultante quien decidirá acompañar esas tendencias si se corresponden con su voluntad o empezar a trabajar para modificarlas si no son las deseadas. Siempre se parte de la base del libre albedrío de quien consulta.

Mi rol durante la consulta de tarot

Durante el momento de la consulta, adopto el arquetipo de Hécate, la diosa griega del mundo subterráneo. Ella, nos dice Vicki Noble, es la bruja que sabe cómo invocar el poder de la Luna, conversar con los espíritus y trabajar con los encantos mágicos. Hécate es la oscuridad de la Luna, Artemisa es la Luna creciente. Hall ve a Artemisa-Hécate como una figura dividida, a la que llama "mujer mediadora". Su función es asistir a las personas que ya no están donde estaban y que aún no llegan donde esperan ir.



"Como una partera de la psiquis es llamada en situaciones de emergencia. Cuando un espíritu, una canción, una alternativa, un nuevo ser está emergiendo; cuando las cosas parecen elevarse espontáneamente desde las profundidades del inconciente".
La Vieja Sabia representa un espíritu amigo que conoce el camino en el dominio de los espíritus. "Portadora de luz" en el mundo de los sueños, contiene en sí todo lo masculino y lo femenino, lo activo y lo receptivo, el sol y la luna. Ella ha aprendido a manejar el poder de retener y transmutar energía -puede elegir cómo gastarlas o guardarlas.
La Vieja Sabia escucha con el oído interno. "Las brujas escuchando en el laberinto más allá del primer plano, escuchan nuevas voces, nuestras propias voces" dice Daly. "Aprendemos a sentir nuestra nueva posición y movimientos; aprendemos un equilibrio delicado". La Vieja Sabia es una ermitaña, llega a ser no sólo iniciada en los misterios sino también maestra, para mostrar el camino a otras." Ella es una "abrecaminos". Su activa vida interior brilla para tocar a otros con la sabiduría y conocimientos que ella adquiere en sus "viajes". Te encontrarás con Hécate cuando estés en un cruce, en un tiempo de decisión y renovación. Hécate te lleva al inconciente y te guía a través de él mostrándote dónde están tus problemas y ofreciéndote elecciones y posibilidades que nunca has soñado antes.
Cuando alguien acude a mi consulta, seguro que es tiempo de aprender sobre los poderes sanadores de la adivinación y la profecía, es tiempo de abrirse a otras sensibilidades, a nuevos mensajes. Pueden estar seguros de que encontrarán guía y apoyo en mí para ese cambio que están buscando.



En mi consultorio, a través de conversaciones liberadoras en un clima de respeto y total reserva, vamos haciendo juntos un proceso de despertar a la verdad, de darse cuenta, de percibir más finamente la trama que subyace a los acontecimientos del mundo exterior. Al ir develando qué lecciones debemos integrar y aprender de los acontecimientos que nos suceden, recobramos la paz.

La primera consecuencia de una tirada de Tarot es una sensación de alivio, de haberse sacado de encima una gran mochila. La persona logra tomar distancia de su situación, para operar sobre ésta como motor principal de los cambios que desea obtener.



Como resultado de la consulta lograremos renovar la energía y potenciar en la persona áreas como: autoestima, conciencia los sus propios dones, proyectos, relaciones.



La lectura dura una hora y media como mínimo. Trabajo con el Tarot de Crowley, el Osho Zen, el Madre Paz y algunos otros mazos. Trato de usar diferentes oráculos según la persona y la temática. Utilizo también conocimientos de astrología, arquetipos femeninos, numerología y símbolos para lograr una mayor conciencia y sanación.

Los invito a probar. Una buena lectura de Tarot reconforta y sienta bien al corazón.

Las consultas son individuales y confidenciales.

Día y hora a convenir.

Para solicitar hora:
☎ 2522 48 76 - 098835138
E-mail: tallerladiosa@gmail.com


TRABAJO SOBRE EL MANDALA ASTROLÓGICO



Cuando decidís conocer tu carta astral, estás empezando un camino que te ayudará a mejorar el nivel de autonocimiento personal. Lo que encontrarás no te será desconocido; habla de vos.

Vas a encontrar descritas cuestiones que son el origen de muchas preguntas que te has ido planteando sobre vos mismo y la realidad que te rodea.

La carta astral representa gráficamente la posición de los astros en el momento del nacimiento; donde por primera vez, llenaste de aire los pulmones, dando comienzo así tu vida.

Este momento único, en la dimensión material de nuestro universo, coincide con el inicio de la vida del recién nacido y es interpretado según la astrología como la materialización de un propósito vital del espíritu que se desarrollará a lo largo de su vida.

Conscientes de esta realidad, descubriremos en la carta astral el perfil básico de nuestra personalidad, el impulso que nos va a llevar a relacionarnos con el entorno y con nosotros mismos, encontrando también descrito el patrón individual de vivencia y desarrollo emocional.

Estas características temporales de nuestra personalidad son descritas en la carta astral para dar a conocer al individuo la realidad sobre su existencia y la finalidad de ella misma.




Del mismo modo que un 'mandala', lo que es esencial en este caso es el proyecto de vida inspirado por aquel propósito. Nuestra individualidad es por lo tanto, un medio, precisamente elegido para su realización.

No creamos que todo está determinado en nuestra vida. Al contrario, la misión y el proyecto de vida se construyen movilizando aquellos dones que nos han sido dados, de los que disponemos de manera potencial, tomando con responsabilidad la dirección de nuestra vida.

Necesitaremos, además, un proceso de reflexión y discernimiento personal que nos dará internamente la respuesta deseada.


Trabajo en los aspectos más importantes del mandala astrológico. Considero a la astrología como una valiosa herramienta de autoconocimiento, generadora de conciencia y potestad sobre la propia vida.

En lugar de usarla como método predictivo, me enfoco en la conexión profunda que nos brinda en el momento presente, comprendiendo que el "aquí y ahora" es fuente de creatividad y libertad.

Los planetas no condicionan, ni cierran posibilidades, sino que despejan, dan orden a nuestro mundo interior.

A través del estudio de tu carta natal podrás ver con mayor claridad en qué momento de tu ciclo de crecimiento estás. Da cuenta también de las lecciones de cada planeta en tu vida y de las opciones creativas para que puedas trascender las limitaciones que puedan encontrarse allí. También te señala tu misión de vida, tu dharma, tu camino de realización personal.



Al igual que una semilla, la carta natal guarda dentro de sí todas las posibilidades. Lo ideal es tomar la carta natal como un mandala cuyas polaridades debemos equilibrar para lograr un estado de armonía personal y alinearnos mejor con cósmicas.

Tu carta astral es un mapa que te guía, alineándote con tu propia Naturaleza, para vivir de manera más íntegra y plena, acorde a tu verdadera esencia.

Para realizarla preciso tu fecha, lugar y hora de nacimiento. Atiendo en entrevistas personales cuya duración es a convenir.

Zona: Parque Batlle

Para solicitar hora:
☎ 2522 48 76 - 098835138
E-mail: tallerladiosa@gmail.com


LA MATRIZ DEL ZODÍACO - EL ESPACIO COMO "UN ENTE VIVIENTE"

De acuerdo a esta visión del espacio como una entidad - o sea un ser vivo – detengámonos un instante a considerar cómo nos ubicamos en tanto astrólogos con respecto a esta premisa.

Dentro de los parámetros que normalmente despliega la astrología tradicional, ante el análisis de una carta natal se observa primeramente la disposición de las casas, lo cual determina un signo en el ascendente, como consecuencia de haber nacido en un específico sitio del planeta, a una determinada hora. A continuación se observa la ubicación de los planetas y su respectiva interrelación – o sea los aspectos. Si realizamos el análisis desde esta perspectiva estamos enfocándonos exclusivamente en los aspectos más personales de una carta natal.

Esto quiere decir que los resultados serán de utilidad pura y exclusivamente a los fines de la personalidad, asumida como consecuencia del proceso de integración de los aspectos plasmados en su carta natal, desde el momento de su nacimiento hasta el presente.



Hasta aquí podemos acordar que esto es de vital importancia para la persona, ya que le permitirá acceder a un conocimiento más o menos profundo de sí mismo, y de las características aún no integradas al consciente.

Pero si solamente nos quedamos en este punto, gran parte del material que se encuentra en estado potencial en una carta natal, no será descubierto. En forma inconsciente estamos en contacto con estás potencialidades que pujan por salir a la luz desde nuestros estratos más profundos, (especialmente a través de los sueños y las premoniciones) pero el tema aquí es ver de qué manera puede la persona a través de un análisis astrológico encontrar un canal de acceso a este material, cuya naturaleza excede largamente nuestra capacidad de comprensión.


Para empezar entonces, además de considerar la distribución de casas y planetas – que son de vital importancia – debemos tomar en cuenta otros elementos que nos conectan con la funcionalidad que tiene nuestro ser en el contexto en que hemos nacido. Uno de los primeros puntos al que haremos referencia es a esta premisa del “espacio como una entidad”,
como bien explica el profesor Eugenio Carutti en su libro “Ascendentes en Astrología – 1ra. Parte”:

“Usualmente, cuando decimos espacio, imaginamos una entidad vacía en sí misma, en la cual se sitúan otras entidades. Por ejemplo, cuando pensamos en el universo, suponemos que el espacio es algo que existe de por sí, sin una relación estructural con los objetos que lo ocupan; como si fuera exterior a ellos. Nuestra percepción intuitiva imagina el espacio como algo previo, dentro del cual las cosas caen. No concebimos que lo vació y lo lleno pueden ser dos aspectos de lo mismo y, en consecuencia, no advertimos la actividad que posee lo que nosotros llamamos espacio”




De esta manera podemos apreciar cómo el espacio es estructural a todo ser vivo no existe fuera de él sino en él.

Por lo tanto para obtener un cuadro más completo de lo que encarna ese ser es necesario considerar el espacio en que su nacimiento se ha producido. Y al decir “espacio” nos referimos al conjunto de energías imperantes en el momento en que el nacimiento tuvo lugar, lo cual evidentemente incluye al entorno primario, pero además toma en consideración su país de origen, las pautas culturales, los movimientos sociales imperantes en ese momento y por último, y no menos importante, las condiciones mundiales que reciben a ese ser. Normalmente estas no son tenidas en cuenta, a menos que la persona haya nacido en medio de una guerra o en circunstancias de catástrofe, por considerarlas muy alejadas de la “realidad cotidiana”.

Como hemos visto anteriormente, somos seres constituidos de energía vibratoria en constante interrelación con las demás energías del universo y funcionamos como polos de recepción y emisión de las mismas. Así, no podemos dejar de considerar que los hechos que se manifiestan en todo el planeta van a afectar nuestra individualidad y su desarrollo, y que nuestra reacción frente a esas influencias recibidas va a modificar nuestro entorno de alguna manera.

Estas influencias y el resultado de su impacto en la constitución de nuestra individualidad, es lo que como astrólogos somos responsables de investigar, ya que esas pautas afectan no sólo la personalidad, sino que además estimulan el descubrimiento de un sentido de vida, o trabajo personal, y lo que fundamentalmente olvidamos con frecuencia, nuestra participación en el desarrollo colectivo.



El círculo y la cruz: el espíritu amorfo e ilimitado hecho materia
Continuemos entonces profundizando en el simbolismo del zodíaco. Además del “espacio” del que ya hemos inferido su relación sobre nosotros, veamos ahora los dos símbolos primarios que dan marco al zodíaco: el círculo y la cruz – cuya gráfica ya hemos presentado en el punto “La Ley de Analogía”.

En principio será necesario aclarar el concepto de lo que entendemos por símbolo. Carl. G. Jung en su libro “El Hombre y sus Símbolos” nos lo define así:

“Lo que llamamos símbolo es un término, un nombre o aún una pintura que puede ser conocido en la vida diaria aunque posea connotaciones específicas... así es que una palabra o una imagen es simbólica cuando representa algo más que su significado inmediato y obvio. Tiene un aspecto “inconsciente” más amplio, que nunca está definido con precisión o completamente explicado... Cuando la mente explora un símbolo se ve llevada a ideas que yacen más allá del alcance de la razón... Como hay innumerables cosas más allá del alcance del entendimiento humano, usamos constantemente términos simbólicos para representar conceptos que no podemos definir o comprender del todo”

Ahora bien, tanto el círculo como la cruz tienen connotaciones específicas – según los términos de Jung – ya que son elementos geométricos que utilizamos para plasmar formas, pero desde lo astrológico, nuestro interés será descubrir ese “aspecto inconsciente más amplio” que va más allá de lo obvio y que simbolizan la superposición del círculo y la cruz. Veamos a continuación en palabras del Prof. Eugenio Carutti lo que nos dice al respecto:

“Estoy estableciendo una relación entre el círculo – esto es, lo infinito, aquello que no tiene forma, lo amorfo, el Cielo – y la cruz – lo que tiene forma, lo que tiene límite, la materia. La cruz es el cuatro, el cuadrado, la energía estabilizada como forma... De aquí proviene el simbolismo de la crucifixión: la entrada de lo infinito en la forma... el símbolo de la carta natal está expresando el Cielo en la Materia, lo infinito en lo finito en una relación que, al mismo tiempo, unifica y distingue dos conceptos fundamentales para nosotros: energía y materia”

Tomando en cuenta todo lo dicho podemos deducir que la carta natal es un símbolo y que representa la forma que tomó el cielo en la tierra en un determinado momento. Como toda forma la carta natal posee una estructura – que es la que observamos en forma directa al ver el dibujo de sus símbolos - pero a diferencia de otras estructuras que podamos conocer, la carta natal es una estructura dinámica. ¿Qué queremos expresar con esto? Que este símbolo encierra un significado que no es evidente y que como diría Jung, está más allá de nuestra comprensión inmediata. La estructura de la carta natal encierra dentro de sí una totalidad y el dibujo que refleja representa una modalidad de despliegue o expresión de esa totalidad. A este tipo de simbología se la denomina Mandala.


Este es un concepto tomado de las filosofías de oriente que hace referencia a la relación que existe entre “una de las partes y el Todo”- y particularmente en el caso de la astrología podemos aplicarlo en el sentido de expresar “la totalidad del cielo” encarnando en la tierra (forma) con una particular modalidad de expresión.

Según las palabras de Prof. Eugenio Carutti:

“... la carta natal es un caso particular de símbolo... llamado mandala... Se trata de un símbolo que aparece espontáneamente en el psiquismo cuando hay algún contacto entre la conciencia habitual y algún nivel de totalidad. Cuando esto ocurre, el inconsciente simboliza – o sea confiere forma – con un mandala.”





Resumiendo los conceptos analizados podríamos decir entonces que la carta natal de cualquier ser humano que podamos observar representa una totalidad que tomó forma y cuya estructura dinámica se irá desplegando a través de ciclos vitales.

Como símbolo de una totalidad la carta natal no puede ser completamente explicada y definida con precisión, ya que la misma esencia de su simbolismo implica potencialidades de manifestación que no son completamente abarcables por la razón.

Veamos la relación de dos planetas en un determinado aspecto, por ejemplo Saturno y el Sol, que representan el principio paterno y la identidad. En principio podremos acordar que existen modalidades básicas de expresión, que son las que ha ido desarrollando la humanidad a lo largo de su evolución y que por tanto son las que más recurrentemente encontraremos presente en el ser humano, pero no podemos por ello deducir que hemos abarcado la totalidad de variables que estos dos planetas en relación entre sí pueden manifestar.
Lo que sí podemos identificar es la modalidad de expresión de ese contacto, y el de todas las energías representadas por los signos, los planetas y la posición de las casas.



En este sentido la astrología nos va a ser útil como “un instrumento de medición”. ¿Y qué es lo que estaremos midiendo? ¿el estado evolutivo de un ser humano???? Definitivamente NO.

No existe forma posible de mirar una carta natal y descubrir el estado evolutivo de una persona, por la sencilla razón que todo humano trae consigo un enorme bagaje heredado en forma directa de su familia, sus ancestros, su lugar de origen, su raza, etc. Pensemos que el mismo día, hora y lugar en que nació alguien que sería una celebridad mundial – por ejemplo: Gandhi, también en ese momento nacieron muchos otros seres humanos que son absolutamente desconocidos para el mundo. Las cartas natales para estos seres son idénticas. Tienen la misma pauta de desarrollo a nivel energético… pero sus vidas no son iguales. Aquí está el misterio de la Astrología… ¿Qué nos permite medir la Astrología?

La cualidad del tiempo

La comprensión profunda de la astrología nos permite medir “LA CUALIDAD DEL TIEMPO”

Según nos comenta Thorwald Dethlefsen:


CRONOS




“Si se habla del tiempo, generalmente se entiende como una medida cuantitativa. Uno pregunta ¿cuánto duró? ¿hace cuánto tiempo?... pero según la ley de polaridad el aspecto cuantitativo del tiempo (en griego: chornos) tiene un polo opuesto, que llamaremos aspecto cualitativo (en griego: kairos). El tiempo posee no solamente cantidad, sino también calidad. Actualmente ya casi nadie puede imaginarse algo respecto de la calidad del tiempo. Antiguamente era exactamente al revés… se consideraba primordialmente la calidad del tiempo… que no tiene nada que ver con la duración, sino que dice cada momento o período de tiempo… tiene una cierta calidad que sólo deja manifestarse aquellos hechos que sean adecuados a esta calidad.


KAIROS


Lo que estamos queriendo decir con esta afirmación sobre la naturaleza del tiempo, es que en cada momento sólo pueden suceder hechos, cuyas cualidades sean sincrónicas (armónicas) con la calidad del tiempo reinante.

El concepto de Sincronía acuñado por el Psicólogo Carl Jung remite a la idea de “coincidencias significativas que suceden conjuntamente sin tener un origen causal”. Aplicando esta definición a lo astrológico, diríamos como ejemplo que un ser humano sólo puede nacer en el momento en que la energía reinante en algún lugar del planeta Tierra es concordante con la energía que este ser viene a encarnar.

El nacimiento de este ser humano NO ESTA CAUSADO por la energía presente en ese momento, sino que ambos son sincrónicos – sus cualidades son análogas o armónicas y por lo tanto suceden al unísono (se atraen). Es por este motivo que, estudiando la “cualidad del tiempo reinante en el momento de un nacimiento” podemos conocer la naturaleza interna que ese ser viene a expresar.
ES EN ESTE SENTIDO QUE SE TOMA A LA ASTROLOGIA COMO UN INSTRUMENTO DE MEDICION.

De aquí se desprende porque derivó el uso de la Astrología en “predecir”, y en este sentido, conociendo la “calidad de tiempo” que se manifestaría en un determinado momento, poder ajustar la realidad a los deseos humanos.

Así fue como nació el horóscopo como función primordial dentro de la astrología. Etimológicamente esta palabra viene del griego: horos=hora / skopein: mirar, o sea “mirar la hora”, por lo que un horóscopo es “una foto instantánea del cielo”.


Si bien es honesto reconocer que esta premisa puede ser utilizada correctamente a la hora de emprender un determinado proyecto en la vida, para conocer si será favorable o no su desarrollo, no contribuye al crecimiento de las personas si se encara como la búsqueda de una receta para nuestras “dolencias”.


LA CARTA NATAL COMO PLAN DE VIDA

Según esta mirada que les hemos presentado, carta natal es la forma simbólica que representa la calidad de tiempo imperante en el momento en que un ser humano entró en esta existencia. El desarrollo de lo que está implícito en esa carta natal es su tarea de vida, su programa de aprendizaje. La forma en que ese ser humano lo llevará a cabo está en parte determinado y en parte no.

Aquí vamos a poner en claro el tema del determinismo para no tener que cargar con ello a futuro: la parte que concierne al destino humano que está predeterminada corresponde a la forma en que su energía vital encarnó en esta tierra.

Ejemplo: si alguien nació en Saturno cuadratura Sol – esto quiere decir que su identidad (representada por el Sol) tendrá una determinada cualidad (que está representada por Saturno) y esta cualidad es INHERENTE a ese ser humano, NO PUEDE DEJAR DE SER ASI. Ahora, la forma en que ese ser humano elija desarrollar esa cualidad, ES SU PRERROGATIVA, o sea que aquí interviene el llamado “libre albedrío”.


Vamos a dar un ejemplo común: nos sentamos a jugar a los naipes con un grupo de amigos. Las cartas que recibo (boca abajo) no las conozco hasta el momento en que los doy vuelta. Esos naipes son el ejemplo de la forma que tiene nuestra carta natal – y son mi destino. Los recibo sin poder hacer nada por modificar “esa primera mano”. Lo único que está en mis manos hacer – mi creatividad personal, mi libre albedrío – es la forma en que decido jugar las cartas. Por cierto que tampoco conozco las cartas de los que juegan conmigo hasta que ellos deciden “bajar algo”. Dentro de este juego la Astrología nos permitiría aprender a optimizar el uso de nuestras cartas para lograr desarrollar lo mejor de nosotros – o sea ganar nuestro “propio partido”.

Este es un ejemplo muy sintético para demostrar que no es justificada la aversión al determinismo, pero tampoco debería ser idolatrado el libre albedrío, ya que todos los seres humanos estamos mucho más condicionados en nuestras decisiones de lo que nos gustaría admitir.

Como ya hemos mencionado, la herencia como especie, la influencia cultural, familiar, racial y sin contar el legado del inconsciente colectivo como seres pertenecientes a la Humanidad, no deja de abrirnos un gran interrogante cuando decimos “yo decido esto” ¿quién es ese “yo” que decide?


A medida que profundicemos en nuestro estudio encontraremos probables respuestas a esto.


Bibliografía:


· Thorwald Detlephsen, “Vida y Destino Humano” y “La Enfermedad como Camino”
· Carl Sagan, “Cosmos”
· Ken Wilber: “El Ojo del Espíritu”
· Carl Jung: “El Hombre y sus Símbolos”
· Eugenio Carutti: “Lunas” – “Ascendentes” – “Teóricos Casa XI”
· Daniel Goleman: “La Inteligencia Emocional”
· Alice Bailey: “Astrología Esotérica Tomo III”
· Marisol González Sterling y Geraldine Waxcoksky: “Psicoastrología Kármica”
Fuente:
http://www.planetaholistico.com.ar/Astrologia.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario